3 de septiembre de 2013

RECUERDOS DE MI ABUELO

por René J. Coayla

Mi abuelo fue un poeta? No
Mi abuelo fue escritor? Tampoco
Fue mediocre? Menos
Fue ladrón? Jamás!

Mi abuelo fue pintor? No sé...
Mi abuelo fue cantante? Tal vez
Fue acaso un ambulante? No creo
Entonces fue doctor? No lo fue.

Mi abuelo fue ingeniero? No
Esa carrera no existía en el campo
Mi abuelo fue entonces albañil? Tal vez,
quien construye su casa con sus manos debe serlo alguna vez.

Mi abuelo fue carpintero? Cerrajero? O soldador?
No, pero sospecho levemente que fue maestro celador.

Yo heredé sus piernas, y el dolor
De tener que vérmelas con ellas
Yo herede sus fauces
Plenas, como cartas de ases.

Caminamos juntos muchas veces
Entre calle firmes y cipreses
Trabajamos juntos y lloré
Cuando al fin mi abuelo se fué.

Aún recuerdo el día que el diablo
De la flojera me hiciera no ir a verlo
Recuerdo su rostro, resurcado,
Diciéndome "hijo, tu no dejas rastro".

-Vendré el domingo, le decía,
Mientras tomaba su cálidas manos frías.
Le besaba el rostro que aún recuerdo
Como sólo pudo ser el de mi abuelo.

Ahora lloro como un tonto, lloro
Pues su recuerdo vive en mi, vive en mi mente
Y no hay momento que no sepa andar ausente
Cuando en la calle algún recuerdo trae su añoro.

El me decía "hijo, ven a casa"
Mientras yo le daba vueltas a mi taza
Y en sus fuertes y delicadas palabras
Yo escuchaba sólo el sonido de la mesa.

-Quién hay en el mundo que no reza
Cuando ve que algún amor se fue pal cielo
Si no le reza a Dios pues por lo menos
Le reza al alma pura de su abuelo.

El talego que una vez cargamos
La fuerte hacha, el poderoso árbol,
El camino para el aburrido dar al perro
Me recuerdan pasos firmes de mi abuelo.

Él también amó
No fué como yo
O tal vez si
¡No lo se! ¡No siempre estuve ahí!

Como no poder retroceder
El tiempo y darte vuelta, vida
Hay entre tus manos un Te Quiero
Que diría, a mi abuelo, si lo viera.

Y sé que tu también, también quisieras
Verlo nuevamente hechar el agua
Verlo trabajar, crecer tus tierras
Y emanar del aire, el sol en tus entrañas.

Hay vida, si algún día, se pudiera
Dar la mía, y traer la vida de mi abuelo,
Ténme listo, yo seré el primero en lista
De espera, para tan grande milagrera.

Hubo en tiempos que aún recuerdo
Una ocasión en que ambos hicimos
Una cesta, una jaula de aves...

Yo me fui...

Y nunca más la terminamos...

Hoy me siento, hay... Mejor no decir como me siento...

Abuelo, sólo tu sabes mejor que nadie...

Septiembre, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario